HOME

AraGrid es una infraestructura científico-tecnológica financiada con fondos FEDER.MapaAragrid

En Aragón, el desarrollo de una red grid presenta enormes ventajas estratégicas al articular un territorio amplio, con baja densidad y recursos distribuidos. Proponemos la creación de un grid con nodos situados en Zaragoza, Huesca y Teruel y conectados a través de la Red Aragonesa de Investigación (RIA). Este grid sería también el nodo aragonés que se uniría al resto de grids nacionales, europeos y mundiales.

Esta red servirá para dar servicio de cálculo a los investigadores, acercar las empresas a esta tecnología y sera un catalizador para que otros grupos, instituciones públicas y privadas integraran sus recursos propios en la grid aragonesa, dado que esta tecnología es perfectamente escalable.

AraGrid consta de 4 nodos: un nodo central de gestión global situado en el BIFI (Zaragoza-Campus Río Ebro) y otros tres nodos de calculo con servicios de respaldo, localizados en Facultad de Ciencias (Zaragoza-Campus San Francisco), EPSH en Huesca y EUPT en Teruel.

Cada uno de los nodos contará con aproximadamente 480 cores de cálculo para un total de unos 2000 en toda la infraestructura. Del mismo modo, se contará con 40 Terabytes de almacenamiento por site y 4 Terabytes de RAM en total.

La distribución de usuarios típica dentro del grid es mediante las denominadas VO (Organización Virtual). Una VO ( Organización Virtual ) se define como una entidad que corresponde a una organización particular o un grupo de personas.

Ser miembro de una VO garantiza unos privilegios específicos como usuario, que son utilizados para la ejecución de tareas y utilización de recursos. Cada uno de estos usuarios debe poseer a su vez un certificado digital, que proporciona seguridad, privacidad, etc... Para la obtención de este tipo de certifificados existe ya una autoridad de certificación española (pkIRISGrid), de la cual el BIFI forma ya parte y es autoridad de registro.

Esta capacidad de interacción de forma distribuida, tanto de resursos informáticos como de personas físicas (investigadores), da un valor añadido a la investigación y a la forma de abordar los diferentes problemas que en ámbitos tan diferentes se plantean.